Entradas

Pura empatía.

La RAE define la palabra "empatía" como la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. De origen griego “empátheia”, que significa “emocionado”. Si googleamos, y leemos alguna pagina con dotes mas psicológicas encontramos un montón de información que nos explica que la empatía hace que las personas se ayuden entre sí. Está estrechamente relacionada con el altruismo, el amor y preocupación por los demás, y la capacidad de ayudar, por que cuando un individuo consigue sentir el dolor o el sufrimiento de los demás poniéndose en su lugar, despierta el deseo de ayudar y actuar siguiendo los principios morales. Dicen los expertos, que se despierta muy temprano. Es lo que vemos cuando un niño se cae jugando y se hace daño, y otro, asustado, se acerca hacia él y le ayuda a levantarse. Presente siempre en la vida, como cuando una madre al ver en el telediario un accidente de tráfico, se lleva las manos a la cabeza seguida de la frase "pobres padres".
Ha…

¡¡¡Bájate del radiador!!!

-¡¡¡Bájate del radiador!!!

Una voz de las que te retumbaban en el pecho, la de una madre hastiada por reiteración.
Un niño curioso al que no le queda otra que bajarse, se baja y se pone a jugar, pensando en esa imagen central de su ventana, a la que no llegaría si no se subiese en ese radiador. En la ventana se ve al fondo parte de la sierra del Aramo, con su habitual manto blanco invernal. No sabe porque, pero siente una atracción por su efigie, por eso se sube al radiador.

El niño va creciendo con el paso del tiempo, al igual que esa atracción, y el radiador acaba cediendo por su eje derecho. Por lo que recibe una buena zapatillada. A la vez siempre escucha atento las historias de su padre, cazador, de montes y bosques, de caminatas largas y pindias subidas. A través de la ventana se fija en las nevadas. Se quedan en la memoria. Absorto ve como una tras otras se acumulan en La Gamonal, cumbre que ve central desde la ventana. Esto se refleja porque con ocho años en un curso de pintur…

Protagonista de su propia serie.

Atendiendo a uno de los grupos de WhatsApp de amigos, me llegaba la noticia de que una conocida se casaba. Rápido mi mente se traslado a una conversación hace unos días con mi amiga Ali. En ella me surgía una teoría, que sin ser un estudioso del tema psicológico social, creo que pensando un poco llegaríamos todos.

La susodicha conocida, es una y muchas, es decir hoy en día la tónica habitual para muchas personas de la sociedad es actuar como ella, así que a partir de ahora "ella" será un sujeto común.

Ella es alguien que, probable mente, se construyó en base a la inseguridad que iba adquiriendo su personalidad a la par que iba madurando, producida por la falta de amistades sanas, y o quizás también a una guia paterna inexistente para ayudarla en su seguridad, junto al miedo que se instaura en los preadolescentes a no encajar en su minigrupo social. Esto hizo que su mente inconscientemente se basase en fijarse en lo que a ella le gusta y ve que a sus iguales gusta (esto creo, y…

Triste realidad.

A vueltas con el rescate de Elisabeth Revol,estos días leía sobre el tema de los seguros, los adelantos y demás gastos. Después de un debate entre los propios miembros de mi club y algunos intercambios de información por Twitter con jefes de expediciones y que han organizado otros dramáticos rescates, me daba cuenta y llegaba a una pequeña conclusión. Quizás a algunos os parezca mentira para mí que no me hubiese dado cuenta de ello antes, quizás no lo quería ver, pero voy a intentar explicarlo. Resulta que veníamos a cuenta si Tomek no tenia seguro, y como podía ir sin él a una aventura así. Bueno un hombre que lleva 7 expediciones a esa montaña, sin dinero, muchas veces con billete solo de ida a Pakistán para sacar el dinero currando allí, no creo que ni piense si quiera en pagar un seguro que por lo siguiente que voy a explicar de poco le iba a valer y que dudo que garantice ninguna empresa en el mundo. Parece ser que Elisabeth si tenía seguro, pero aún así, la empresa de helicópte…

El suceso del Nanga Parbat.

Estos días atrás, amigos y compañeros que no son tan montañeros me preguntaban o me pasaban noticias relacionadas con el fallecimiento de Tomek Mackiewicz y posterior rescate épico de Elisabeth Revol por parte de Urubko y Bielecki.
Quizás no se que espera la gente no relacionada con la montaña que le expliques, o simplemente que le des una opinión.
Y realmente es difícil. Son demasiados aspectos yo creo, con diferentes opiniones en cada uno.
La épica romántica de hacer las gestas que quedan en el mundo del ochomilismo (y digo ochomilismo por que  montañas, zonas y regiones que “descubrir” quedan muchas) que nos fascinan a muchos, se entremezcla con una sensación de filia por lo macabro en si del hecho, o el espectáculo q nos ha inculcado la evolución del “mass media” por ver o seguir “in streaming” o “in live” una muerte. 
Pero empecemos por decir que el fallecido Tomek, no era cualquier fanfarrón que no sabía donde se metía. Todo lo contrario. La séptima vez que intentaba esta cima, que…